¿Volverá la AP-7 a ser A-7 el 1 de enero de 2020?

Aumar (Autopistas del Mare Nostrum) explota la autopista de peaje (AP-7) entre Valencia y Alicante desde 1972, cuando le fue adjudicada hasta diciembre de 1972. Pero de los 27 años iniciales, la concesión se alargará hasta 48, es decir, hasta diciembre de 2019 gracias a las tres prórrogas que obtuvo la concesionaria, ahora llamada Abertis, una gobernando UCD, otra con Felipe González en el poder y la última pactada entre Aznar y Zaplana en 1997 hasta 2019. Esta última prórroga supuso rebajar los peajes y 30 millones de euros en inversiones como el nuevo enlace con Terra Mítica.

Aunque ahora las concesiones pueden durar 75 años y el presidente de Abertis, Salvador Alemany, expresó esta semana en un programa de TV3 el interés de su empresa en seguir manteniendo más allá de 2019 la explotación de la AP-7 con otra prórroga, la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, ha vuelto a asegurar que la postura del actual Consell es no alargar más el sangrado a los valencianos y los turistas que llegan a suelo valenciano o pasan por esta vía para dar por concluida la concesión el 31 de diciembre de 2019 de una carretera que discurre prácticamente en paralelo a la costa de La Marina Alta y Baixa, gravando así el turismo de ambas comarcas, que supone la mitad de toda la actividad del sector en la Comunitat Valenciana.

Según la propia Administración autonómica, esta decisión ha sido incluso trasladada en diversas reuniones a los responsables del Ministerio de Fomento, que es, en todo caso, quien debe decidir. En este sentido, una intervención de la actual ministra de Fomento, Ana Pastor, en el Congreso ya dejó bastante claro que su posición, en estos momentos, es eliminar el peaje al vencimiento del actual contrato. Y Les Corts aprobaron una proposición no de Ley con los votos del PP para que no se renovara.

Claro que ni será este Consell ni este Gobierno quienes tengan que decidir sobre la AP-7. El próximo Ejecutivo valenciano que salga de las urnas de este 24 de mayo y concluirá su mandato el mismo mes de 2019 (siempre que no se adelanten las elecciones valencianas) y el gobierno central que tome posesión tras los comicios generales de noviembre (y cuyo mandato debería concluir casi al mismo tiempo que la concesión de la autopista) deberán pactar las condiciones de la liberación de la autopista.

Bonig considera que abrir al paso libre esta vía el 1 de enero de 2020 será “un revulsivo económico” para la Comunitat e incluso ha llegado a asegurar que “tendrá efectos positivos comparables a los del Corredor Mediterráneo”. Además, supondría un importante alivio para la congestión del tráfico que ahora soportan algunos tramos de la carretera N-332, en la que se han invertido imperantes cantidades en desdoblamientos como el de Benidorm o el que se va a acometer en Benissa.

A pesar de todo ello, Compromís pretende que el PP se vuelva a posicionar, tanto en la cámara valenciana como en el Congreso, donde su diputado Joan Baldoví ya ha presentado una petición de comparecencia de la ministra para que explique de nuevo la opinión del Gobierno respecto a esta concesión.  “No es cuestión de hacer más carreteras, sino que hay que garantizar la vertebración de nuestro territorio y fomentar nuestra economía mediante la libre circulación”, ha asegurado el portavoz de la coalición en Les Corts, Enric Morera.

¿Volverá la AP-7 a ser A-7 el 1 de enero de 2020?
¿Volverá la AP-7 a ser A-7 el 1 de enero de 2020?

 

Fuente: http://lamarinaplaza.com/2015/03/11/volvera-la-ap-7-a-ser-a-7-el-1-de-enero-de-2020/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *