Un tribunal ‘tumba’ el concurso de la zona azul y la grúa y obliga al Ayuntamiento a corregir los pliegos

El Ayuntamiento de Benidorm tendrá que volver a empezar prácticamente de cero. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha tumbado el concurso convocado por el Ayuntamiento para adjudicar por diez años los servicios de la zona azul, la grúa y también la señalización vertical y horizontal y el control de velocidad, después de los recursos presentados por dos de las grandes empresas del sector de la ORA: Dornier SA y Estacionamientos y Servicios SAU (EYSA).

La resolución dictada por el Tribunal, que depende del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, da un fuerte varapalo al pliego de condiciones redactado por el Ayuntamiento y respalda prácticamente uno por uno todos los argumentos expuestos por las dos empresas para anular el concurso. Hasta el punto, que obliga a Benidorm a licitar estos servicios “por lotes” y a corregir las bases antes de sacarlas de nuevo a licitación para garantizar la “libre concurrencia” de empresas.

De nada han servido ni las alegaciones del Ayuntamiento para mantener vivo su concurso, ni tampoco las presentadas por la única UTE que se ha interesado en quedarse con el contrato, la formada por la concesionaria del alumbrado y la red semafórica, SICE, y por Auplasa, la compañía que gestionaba la estación de autobuses de Benidorm de la mano del constructor Enrique Ortiz.

De hecho, este mismo martes la edil de Movilidad, Mª Carmen Martínez, ha anunciado que el Ayuntamiento va a redactar un nuevo pliego. Aunque ha defendido “la validez” del pliego anulado por el Tribunal, Martínez ha explicado que no van a recurrir esta decisión en el juzgado para “no demorar otros cuatro o cinco años” el problema que tiene Benidorm con los servicios de la zona azul y la grúa por la gestión de ParkControl.

El Tribunal considera que el pliego de condiciones “restringe notablemente la libre concurrencia” de empresas, al tiempo que favorece la participación de unas otras, tanto por las regias condiciones impuestas como por haber unido en un sólo contrato todos estos servicios.

Ese es a ojos del Tribunal el primer error de Benidorm, porque la explotación de la zona azul “poco o nada tiene que ver con el control de la velocidad del tráfico” y “menos aún con el mantenimiento de las señales de tráfico tanto horizontales como verticales”. Y al unir todos estos servicios, sin que estén claramente relacionados, en lugar de licitarlos por lotes dentro de un mismo contrato para que se adjudiquen de forma “individualizada e independiente”, el Ayuntamiento está “infringiendo” la Ley de Contratos del Sector Público.

Pero además, “rara vez” una sola empresa presta todos estos servicios, por lo que esa unión no promueve la libre concurrrencia. De hecho, el Ayuntamiento reconoce que es difícil que una sola mercantil toque todos esos palos, pero se escuda en que este escollo se puede salvar con una Unión Temporal de Empresas (UTE). Es decir, si varias empresas se unen para prestar los servicios. De hecho, la única oferta que el Ayuntamiento tenía sobre la mesa era la de la UTE SICE-Auplasa.

Claro que tampoco era sencillo que pudieran formarse UTE’s, porque con “el limitado plazo” que se dio “a los potenciales licitadores para articular sus ofertas” era “materialmente imposible articular los oportunos acuerdos”. Llega incluso a recoger el Tribunal que “solo aquella empresa que, casualmente, pudiera imaginarse un contrato con objetos tan distintos sería capaz de haber organizado una UTE para presentar al concurso”.

Con este argumento, el Tribunal ya podía haber anulado el concurso. Pero no se ha quedado ahí y ha seguido analizando más detenidamente el pliego, para concluir que hay que corregirlo. Así, propone eliminar el requisito que obligaba al adjudicatario a “tener un convenio con una empresa de señalización” que, entre otras cosas, estuviera inscrita en la Conselleria de Economía, Industria y Comercio. Porque para el Tribunal esta exigencia favorece “claramente a los contratistas con vínculos o implantación en la zona”.

También considera el Tribunal “improcedentes” los requisitos de solvencia, porque los económicos “son demasiado laxos” y los técnicos “demasiado rigurosos” y por eso indica que varias exigencias “deben ser eliminadas” o “por lo menos” estar bien explicadas en el próximo pliego.

La responsable de Movilidad ha remarcado en un comunicado que “ni el gobierno local ni los técnicos municipales estamos de acuerdo con la decisión que ha tomado este Tribunal” y aunque “podríamos presentar un recurso contencioso administrativo (…) hemos optado por anteponer el interés general, no perder ni un solo minuto y trabajar en la elaboración de un nuevo pliego”. Y es que, según Martínez, recurrir a la Justicia podría suponer “que el proceso se demore otros cuatro o cinco años”, algo que Benidorm no se puede permitir. Básicamente porque la actual concesión, todavía temporalmente en manos de ParkControl, está embargada por la Agencia Tributaria por las deudas millonarias de la empresa.

Ante los argumentos del Tribunal sobre que el contrato es restrictivo, la edil ha defendido que era “novedoso y convertía a Benidorm en una ciudad pionera” al unir actividades relacionadas con “movilidad urbana y seguridad vial”. Martínez ha remarcado que la resolución del organismo dependiente del Ministerio es “totalmente subjetiva” y ha remarcado que los técnicos no comparten que estos servicios deban licitarse “como lotes independientes” dentro de un mismo contrato.

Por último, la edil ha trasladado un “mensaje de apoyo a los trabajadores” de la anterior concesionaria, asegurando que desde el Ayuntamiento “queremos solucionar este problema cuanto antes”, porque “somos conscientes de la situación” de “incertidumbre” que están pasando aunque la recaudación de la zona azul y la grúa la esté gestionando ahora la Agencia Tributaria.

Un tribunal ‘tumba’ el concurso de la zona azul y la grúa y obliga al Ayuntamiento a corregir los pliegos
Un tribunal ‘tumba’ el concurso de la zona azul y la grúa y obliga al Ayuntamiento a corregir los pliegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *