El pleno respalda por unanimidad la propuesta socialista de revisar la tasa de basura para mejorar su proporcionalidad

Benidorm se adhiere a la Declaración de París para la erradicación del VIH-SIDA para el año 2030

Mejorar la proporcionalidad de la tasa de basura que actualmente abonan establecimientos de restauración, oficinas, locales y comercios, sin que suponga un incremento en las viviendas. Esta es la moción socialista que el pleno ordinario del mes de diciembre ha aprobado por unanimidad.

Así, se iniciará la revisión de la Ordenanza Fiscal número 17 que regula la tasa por la prestación del servicio de recogida, transporte, valorización y eliminación de residuos sólidos urbanos, tras la creación de una comisión en el que estarán representados todas las asociaciones y colectivos implicados.

El portavoz socialista, Rubén Martínez, ha indicado que con la ordenanza actual existe una desproporción manifiesta en la tasa al comparar los diferentes epígrafes. “No es lógico que un peluquería o tienda de ropa pague 307 euros o una oficina 279 con la poca basura que generan, mientras que el comedor de un hotel solo 379 tenga la capacidad que tenga”.

Martínez ha apuntado que con esta revisión también “pretendemos que la tasa sea más equitativa entre establecimientos de restauración y los propios hoteles”. “Ahora un restaurante de hasta 100 metros cuadrados, contando almacenes y terraza, paga al año 879 euros, y 1000 euros uno de más de 100 metros. Se debe estudiar, por ejemplo,  si a los comedores de los hoteles se les aplica el mismo baremo que a los restaurantes”.

Acción contra el VIH-SIDA

De igual manera, el pleno del Ayuntamiento de Benidorm ha aprobado por unanimidad la moción presentada el PSOE que propone que la ciudad se adhiera a la Declaración de París, un plan de acción firmado en la capital francesa en diciembre de 2014 que implica a todas las ciudades del mundo en la erradicación del VIH-SIDA para el año 2030.

Entre los objetivos a los que compromete la Declaración de París está que en el año 2020 el 90% de la población conozca su estado serológico, que el 90% de las personas diagnosticadas tenga acceso a tratamiento sanitario y que el 90% de quienes reciban atención sanitaria, reduzca su carga viral. De ahí que sea conocida como ‘Estrategia 90-90-90’. El objetivo último es que en el año 2030 no haya ni una sola muerte vinculada al sida.

Para ello, las ciudades que firmen la adhesión a la Declaración de París se comprometen también a emplear todos los medios necesarios, como ordenanzas municipales y otras herramientas, para abordar los factores que hacen que las personas sean vulnerables al VIH y a otras enfermedades; movilizar recursos para lograr una mejor integración de salud pública y desarrollo; construir y acelerar las estrategias urbanas en materia de VIH; y usar la respuesta al SIDA como catalizador para una transformación social positiva.

El portavoz socialista, Rubén Martínez, ha señalado que gracias a los avances científicos, el activismo comunitario y el compromiso político con unos objetivos comunes, “tenemos la oportunidad real de poner fin a la epidemia del SIDA a escala mundial para el año 2030”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *