Más de 100 litros por metros cuadrado en Callosa, Altea y La Vila

Es sabido que el año hídrico comienza en octubre, así que estamos en el último mes del actual. Y septiembre ha llegado con buenas noticias, a pesar de las inundaciones que se han producido en los habituales puntos y lugares de la comarca (Benidorm y La Cala de Finestrat, sobre todo) donde las lluvias torrenciales provocan problemas circulatorios, cortes de calles e incluso daños materiales. De momento, el episodio de lluvias que de este mes de septiembre ha dejado cantidades sustanciales de lluvia que, aunque no han mejorado el estado de los dos pantanos de la comarca, suponen un alivio para la agricultura y los acuíferos que abastecen el riego y el consumo humano.

Desde el día 31 de agosto, cuando empezó a llover, hasta este mismo martes, 8 de septiembre, han caído más de 100 litros por metro cuadrado en muchos de la comarca. La Confederación Hidrográfica del Júcar tiene seis pluviómetros instalados en otros tantos puntos, obviamente dos de ellos en los embalses del Amadorio y Guadalest.

Pero solo en tres de ellos las lluvias han superado el triple dígito. Se trata de los observatorios de Callosa d’En Sarrià, donde se han recogido 108,2 litros por metro cuadrado; del Azud de Manden, en Altea, donde entre el 31 de agosto y este martes se han medido 107,6 litros; y del que está instalado en la presa vilera, en la que se han medido en el mismo periodo 107,6 litros.

Contrariamente a lo habitual, cuanto más hacia el interior, menos ha llovido. De hecho, donde menos lluvia se ha medido es en Confrides, con 32,8 litros en la última semana. 46 litros han caído en L’Alfàs del Pi y 70,8 en el pantano de Guadalest.

El día más lluvioso fue el lunes, 7 de septiembre, cuando se recogió casi la mitad de la lluvia de toda la semana en la práctica totalidad de los pluviómetros. Donde más cayó fue en Altea (54,4 litros), luego en Callosa (52,4) y en La Vila (49,8), mientras en Guadalest cayeron 37.2 litros, 25,6 en L’Alfàs y 14,6 en Confrides.

Sin embargo, toda esta lluvia no ha podido evitar que ambos embalses tengan menos agua esta semana que la pasada. Así en el de Guadalest hay ahora acumulados 2,11 hectómetros cúbicos (el 16,27% de su capacidad), lo que supone un 0,04% menos que hace una semana, mientras en el de La Vila solo hay 0,44 Hm3 y está al 2,8% del agua que puede embolsar, es decir, un 0,03 inferior al parte que la CHJ dio el pasado 31 de agosto.

La visión del pantano del Amadorio, a pesar de que además de la lluvia también ha recibido aportaciones de agua del trasvase que compró el Consorcio de Aguas de la Marina Baixa para el abastecimiento humano, sigue siendo similar a la que ofrecía en plena sequía. Después de las lluvias, fuera de la lámina de agua apenas se podía encontrar algún charco de agua, aunque la humedad general de ahora deja el terreno en mejores condiciones que estaba si se reproducen episodios de lluvia abundantes cuando se inicie el año hídrico.

Más de 100 litros por metros cuadrado en Callosa, Altea y La Vila
Más de 100 litros por metros cuadrado en Callosa, Altea y La Vila

Fuente: http://lamarinaplaza.com/2015/09/08/mas-de-100-litros-por-metros-cuadrado-en-callosa-altea-y-la-vila/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *