La relación entre socialistas y liberales se tensa ahora a cuenta del presupuesto

Por segunda vez en dos semanas los socialistas de Benidorm vuelven a salir públicamente a defender “la estabilidad” del pacto con los liberales y a asegurar que éste llegará “hasta final de legislatura”, negando que exista una crisis de gobierno. La primera vez fue a raíz de que la portavoz de los liberales, Gema Amor, renunciara a las competencias de Diseño por “discrepancias profesionales” con el coordinador del área, el padre de la edil de Hacienda, Natalia Guijarro. Y esta segunda vez, a cuenta del “malestar” de Amor y los suyos con el presupuesto municipal, que ha elaborado el área Económica y la propia Guijarro.

En esta ocasión el encargado de repetir este mensaje de “estabilidad” ha sido el secretario general del PSPV y concejal de Educación, Rubén Martínez, quien ha asegurado que las discrepancias respecto a algún apartado del presupuesto “no son sustanciales ni insalvables”. Eso sí, Martínez ha reconocido que se han enterado del malestar de los liberales a través de la prensa.

Un malestar que se basa en tres cuestiones, según ha explicado Amor. La primera, el retraso que están teniendo unos presupuestos a los que ya se han puesto dos fechas fallidas de aprobación y al que hasta este mediodía no han tenido acceso -tampoco los socialistas-. La segunda, el hecho de que en las reuniones que han habido hasta la fecha no hayan podido tener a su disposición el documento para comprobar todos los números. Y la tercera, y parece que desencadenante de la tensión que se ha vivido este miércoles en el seno del gobierno, la supuesta convocatoria de unas plazas de conserje.

Porque según la portavoz de los liberales, ahora que las cuentas del Ayuntamiento están recuperándose “no es el momento de contratar personal”. Algo que, según Martínez, se podría discutir y resolver en el seno del gobierno antes de, en “un guiño electoralista”, usar ese argumento y comentarlo a los medios de comunicación. Y eso es justamente lo que se va a hacer mañana en la reunión que hay prevista para comentar el presupuesto. Una reunión que llega después de que la de este miércoles se haya suspendido al poco de empezar sin conseguir el objetivo: limar asperezas. De hecho, ha sido una reunión muy tensa, sobre todo entre Guijarro y Amor.

Será mañana en el encuentro de este jueves cuando los socialistas expliquen que las plazas de conserje no están recogidas en el presupuesto, aunque sí que se planteó en su momento la posibilidad de sacarlas a concurso a la vista de que en 2015 se jubilan bastantes funcionarios de los que ocupan esos puestos. A este respecto, Guijarro ha indicado que se preguntó a Subdelegación del Gobierno si la Ley permite reponer esas plazas, porque se considera que con el personal que procede del Servef no se llegará a cubrir todas las vacantes, pero ha remarcado que no están en el presupuesto.

De ser así, los liberales podrían dar el “ok” al presupuesto, el primero en años que recoge inversiones y que, al parecer, es generoso con sus áreas. De ese “ok” depende que el pacto de gobierno siga adelante. Y es que difícilmente se sostendría el bipartito si una de las dos partes no está de acuerdo con el “documento más importante del año”, ha apuntado Amor.

Ahora bien, aún reconduciéndose el episodio del presupuesto está por ver cuánto dura la paz. Porque a cuatro meses de elecciones parece complicado que socialistas y liberales firmen y respeten un ‘pacto de no agresión’, más todavía si se tiene en cuenta que ambos quieren rascar votos del centro. Y eso tendrán que hacerlo, tal vez, a costa del otro. Además, fuentes del PSPV aseguran que hay “nerviosismo” entre Amor y los suyos porque existen encuestas que rebajan mucho sus expectativas electorales.

En cualquier caso, no es la primera vez en los últimos meses que los liberales se desmarcan de los socialistas. Ya lo hicieron en septiembre con la misteriosa y polémica adjudicación de las hamacas y sombrillas de las calas Ti Ximo y Almadraba que, según el PP estuvo salpicada de irregularidades.

El PSPV, por el contrario, nunca ha cuestionado públicamente -otra cosa es de puertas para adentro- las decisiones de los liberales, aunque hayan sido controvertidas, como la contratación por algo más de 21.000 euros al ex conseller popular de Medio Ambiente, Fernando Modrego, para resolver una cuestión pendiente del Plan General.

La relación entre socialistas y liberales se tensa ahora a cuenta del presupuesto
La relación entre socialistas y liberales se tensa ahora a cuenta del presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *