La Marina Baixa que supone casi la mitad del PIB turístico valenciano solo recibe el 27,8% de las subvenciones del Patronato de Turismo

Son varias cosas. En primer lugar, la obligación que tiene la Diputación de Alicante de ayudar especialmente a los municipios más pequeños de las comarcas alicantinas, con muchos menos recursos económicos disponibles para realizar inversiones. En segundo lugar, que las convocatorias de subvenciones y ayudas se reducen porcentualmente en función del número de habitantes de cada municipio. Y, en tercero, que las ayudas supramunicipales también se utilizan para provocar una lluvia fina de dinero, repartida según el color político de cada Ayuntamiento para que llegue con un marcado cariz electoralista, lo que deja en un segundo plano las prioridades de una acción turística coordinada y dirigida con criterios estrictamente profesionales y de mercado.

Más allá de que para el Patronato Provincial de Turismo apenas exista la marca Benidorm, las cifras publicadas sobre las ayudas del Patronato en acciones de promoción turística, de apoyo a la impresión de material promocional y para el desarrollo de aplicaciones tecnológicas dejan en evidencia que La Marina Baixa, donde se concentra prácticamente el 50% de la actividad y del PIB turístico valenciano, solo ha recibido en esta convocatoria el 27,8% de las subvenciones de la institución provincial.

En el primer caso, 12 localidades percibirán 30.133,80 euros de una línea de 75.000; en el segundo, 14 localidades recibirán 55.501,11 de 250.000;  y en el tercero, 10 ayuntamientos percibirán 60.292,45 euros de una partida de 200.000. En total, 145.927,36 de un total de 525.000 euros serán para la comarca, un porcentaje que no se corresponde ni con la mitad de su peso en la actividad turística alicantina.

Con todo, la cuestión es que finalmente mediante la convocatoria de subvenciones para el desarrollo de aplicaciones tecnológicas turísticas, 10 municipios de la comarca mejorarán su oferta en la red. El que mas dinero recibirá de los 60.000 que irán a parar a La Marina Baixa de un total de 200.000 para toda la provincia será Guadalest, que podrá poner en marcha una aplicación y la web turística municipal con los 10.000 euros que recibirá de la Diputación, el máximo que podía recabar cada población. También implementará un nuevo portal turístico Tàrbena, que recibirá 7.241,85 euros. L’Alfàs contratará una nueva APP y web turística por 7.250,93 euros; Benimantell también tendrá su aplicación por 6.092,35 euros; Relleu una nueva página de turismo por 7.471,75; Callosa d’En Sarrià su aplicación con 6.708,24; igual que Orxeta, que recibe 4.598 ; Relleu hará su web por 7.471,75, y finalmente Benidorm podrá adquirir un sistema CMS Info-Tourist Open web, para lo que recibirá´3.980,90 euros.

En lo referente a las subvenciones para la impresión de material promocional turístico, La Nucia recibirá 7.610,90 euros de los 55.501 que llegarán a la comarca como parte de otra partida de 250.000 para todo Alicante. Guadalest vuelve a recibir una importante cantidad, de 5.230,23 euros; Benimantell 3.563,45; Sella 3.172,62; pero Benidorm solo percibirá 2.7.28,19. Otro municipio bien dotado en esta partida será Callosa, con 5.714,53 euros. Altea recibirá 3.400; Beniardà 2.375,01; Benifato 5.747,50; Bolulla 3.424,75; Relleu 5.215, 50; Polop 2.794,50; Orxeta 2.270,26; y Finestrat, en el furgón de cola, 1.953,67 euros. Es decir, el 78% de las ayudas va a parar a municipios de interior.

Finalmente, para las llamadas subvenciones a las acciones de promoción turística recibirán su ayuda 12 municipios. Sella para la XIX Fira de Mostres de Productes i Cultura Mediterrània por un importe de 2.563,77; Guadalest para la II Semana Gastronómica Vall de Guadalest 2014 por 3.000 euros; Benifato otros 2.850 para las demostraciones gastronómicas de las fiestas patronales de San Miguel; Bolulla 2.640,63 euros para el diseño y la impresión de la revista de las fiestas de este año ya pasadas; Orxeta 2.850 euros para el folleto promocional de la ruta senderista; Polop 1.620 euros para sus fiestas locales; Benimantell 2.758 para el diseño y la producción de soportes promocionales de su oferta turística; L’Alfàs del Pi 2.981,25 euros para las actividades del Día Mundial del Turismo; Relleu 2.755 para un espectáculo pirotécnico en las fiestas; Altea 3.000 para colocar códigos QR todas las habitaciones de los hoteles de la ciudad y el catálogo de ‘Altea come arte’; otros 3.000 para que La Nucia editara un callejero en cuatro idiomas y 1.114,35 euros para la promoción de las fiestas de Beniardà.

Un breve repaso a las cifras lleva a otra conclusión que no hace más que reforzar la intención antes citada del reparto de estas subvenciones. Cuatro de los cinco municipios que conforman La Vall de Guadalest (Benifato, Beniardà, Benimantell y Castell de Guadalest), que no alcanzan entre todos los 1.200 habitantes, recibirán 42.731,69 euros en un total de 10 subvenciones diferentes. Guadalest y Benimantell pican de las tres líneas, mientras Benifato y Beniardà lo hace de dos. Un auténtico despropósito cuando el valle, que completa Confrides, debería promocionarse de forma conjunta, con los cinco municipios incluidos, lo que permitiría realizar más y mejores acciones promocionales, además de un ahorro de costes. Y lo mismo podría valer para la promoción de Orxeta, Sella y Relleu, que forman parte de la montaña del río Amadorio y están separados por unos pocos kilómetros.

Y eso solo por poner dos ejemplos de la necesidad de organizar y coordinar más sensata y racionalmente los recursos disponibles, lo que va mucho más allá de convertir el Patronato de Turismo de la Diputación en una máquina de generar bases para las subvenciones y repartir dinero sin criterio alguno o en una agencia de viajes para acudir a ferias sectoriales de las que nunca no se obtienen datos mensurables.

Benidorm solo recibe el 1,25% de las subvenciones de turismo de la Diputación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *