La comunidad francófona lanza un grito de ‘Je suis Charlie’ desde Benidorm

Desde el miércoles la comunidad francófona de la Marina Baixa y de toda la provincia de Alicante ha vivido pegada al televisor, a la radio, a los periódicos y a Internet. En vilo y a más de 1.500 kilómetros de distancia han seguido al segundo el desarrollo de los acontecimientos en París, ciudad en la que tres fanáticos yihadistas han sembrado el terror.

Ninguno de los alrededor de 30.000 franceses afincados en la provincia esperaba que la respuesta a las viñetas sobre el Islam publicadas en 2006 por el semanario satírico Charlie Hedbo fuera a llegar años después y con la virulencia y sinrazón que lo ha hecho. Así lo sostiene Christian Corraini, presidente de la Asociación de Francófonos Marina Baixa, colectivo que este domingo junto a Fraternité Alicante ha convocado una concentración en Benidorm para condenar los ataques y en defensa “de la libertad de expresión y la democracia”.

Y no lo entienden porque justamente la libertad de expresión es algo intrínseco al estado francés. “Es una regla y un deber”, afirma Corraini. Pero los fanáticos, aquellos que se han erigido en la voz de un Islam malentendido, no lo han creído así y han decidido combatir esa libertad de expresión a tiros. Por el camino se han llevado a diez periodistas, tres policías y cuatro ciudadanos de origen judío, a los que cerca de 300 personas han rendido homenaje en Benidorm con carteles de ‘Je suis Charlie’, con un minuto de silencio y entonando La Marsellesa, al himno nacional de Francia.

“Conocemos los nombres y apellidos de los asesinos. No se llaman Coulibaly ni Kouachi. Se llaman: fanáticos, bárbaros y cobardes”, ha señalado Corraini durante el manifiesto que se ha leído en la concentración y que se ha celebrado horas antes de que las marchas tomen París para escenificar la unión de la mayoría del pueblo francés frente a la barbarie.

“Nosotros luchamos por la libertad, la libertad de expresión y la democracia”, ha asegurado el presidente de la Asociación de Francófonos de la Marina Baixa. Una democracia a la que acciones violentas como las vividas en París “puede desetabilizar”. Como también puede llevarse por delante la convivencia. “En Francia viven ocho millones de musulmanes, que son franceses. En los últimos días ha habido ataques contra diferentes creencias porque hay tensión en la convivencia”, apunta Corraini.

Y también hay miedo. Familiares y amigos de los franceses afincados en la comarca les han trasladado que existe un cierto pánico a viajar en metro o en tren, que “cualquier paquete” es sospechoso y provoca pavor.

Desde la distancia, los franceses de Benidorm, La Marina Baixa y Alicante seguirán esta tarde la marcha en París. “El presidente Hollande ha pedido unión por las razas y las religiones frente a la barbarie”, ha explicado Corraini. El mismo mensajes que ellos, acompañados de representantes de buena parte de las fuerzas políticas de Benidorm, han querido trasladar este domingo con sus carteles y su gesto.

La comunidad francófona lanza un grito de ‘Je suis Charlie’ desde Benidorm
La comunidad francófona lanza un grito de ‘Je suis Charlie’ desde Benidorm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *