Enrique Ortiz podría quedarse de nuevo el PAI con el 50% del suelo

El pleno de Benidorm ha decidido este jueves por unanimidad rescindir el contrato de Enrique Ortiz como agente urbanizador el plan parcial Armanello, al que se sumó Bancaja a través de la sociedad Urbanika, un pelotazo que le generó más de 35 millones de euros de plusvalía a Ortiz y tras lo que los nuevos adminitradores de Bankia después de la fusión de Bancaja y Cajamadrid, denunciaron en la Fiscalía. Pero ahora el contratista alicantino podría volver a ser el urbanizador gracias a la nueva legislación urbanística.

a explicación es muy clara. Mientras todos los grupos se felicitaron por resolver el PAI Armanello, el principal polo futuro de riqueza en la ciudad, y aparentemente han sacado a Ortiz de este polígono, que se le adjudicó hace 15 años, el constructor ha seguido a la suya, es decir, acopiando suelo para conseguir que su sociedad sume más de la mitad de los metros cuadrados de un PAI con casi 300.000 metros de techo.

¿Por qué? En realidad es tan sencillo y tan evidente que cuesta pensar que nadie en Benidorm lo sepa. La nueva ley urbanística valenciana, conocida como LOTUP, establece tres sistemas de gestión diferenciados y subsidiarios el uno del otro: la gestión pública directa, sin concurso alguno, sea por la Administración local o mediante sociedades 100% públicas, la gestión por los propietarios, o la gestión pública indirecta, por un urbanizador.

Pero los propietarios, para poder ser designados como urbanizador preferente sin concurso previo, deben cumplir alguno de los siguientes requisitos: ser el propietario único o los propietarios de la totalidad del ámbito afectado, ser la agrupación de interés urbanístico, siempre que, tras la reparcelación tenga la disponibilidad de la totalidad de los terrenos necesarios para realizar las obras, o ser una persona jurídica y contar con más de la mitad de la propiedad del suelo, siempre que, tras la reparcelación, tenga la disponibilidad de la totalidad de los terrenos necesarios para realizar las obras. Este último es el supuesto que pretende conseguir Ortiz, para que si se volviera a licitar Armanello, volver a conseguir ser el urbanizador, independientemente de cómo acabe el proceso iniciado por todos los grupos municipales por unanimidad en el pleno de este jueves.

Ortiz tendría cerrada o estaría a punto de hacerlo, la operación por la que conseguiría controlar más del 50% del suelo del PAI para conseguir ser de nuevo el adjudicatario si se llevara adelante por gestión indirecta, pero esta vez sin tener que abonar los 17,5 millones de euros que ofertó como mejora para que le fuera adjudicado hace casi 15 años, finalmente la razón por la que fue anulada la licitación tras el intento de Ortiz de repercutir ese dinero entre todos los propietarios de suelo, que solo tienen la obligación legal de aportar el 10%.

Así que la decisión plenaria de este jueves puede haber atrapado de nuevo a Benidorm en las garras de Ortiz. Si la ciudad decide, como aseguró la edil de Urbanismo, gestionarlo otra vez a través de la iniciativa privada, hoy en día existen muchas probabilidades de que se lo tengan que volver a adjudicar a este empresario, sin que legalmente exista otra opción. Y ya solo queda en la práctica una posibilidad de que eso no suceda: la gestión directa de un PAI sobre el que Ayuntamiento, a la postre, también tiene claro que quiere modificar los parámetros de la alternativa técnica que presentó hace más de una década quien ahora ha sido rechazado.

Los ingresos por IBI podrían caer 1,3 millones por la sentencia que reduce el valor de los suelos sin desarrollar

Fuente: http://lamarinaplaza.com/2015/07/31/el-pleno-rescinde-el-contrato-de-armanello-aunque-enrique-ortiz-podria-quedarse-de-nuevo-el-pai-con-el-50-del-suelo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *