El Síndic detectó numerosas irregularidades en 2011 en las cajas fijas del Ayuntamiento De #Benidorm

La polémica por las decenas de cajas fijas del Ayuntamiento de Benidorm, que ha impulsado el concejal no adscrito, Juan Ángel Ferrer, aprovechando los ríos de tinta desatados por las tarjetas negras de Bankia y la sentencia del TSJ tras una demanda de Compromís que ahora obliga al Consell a entregar a la oposición los escandalosos gastos de esta modalidad de pagos en metálico o con tarjeta del gobierno autonómico. El informe de la inspección del Síndic de Comptes relativo a las cuentas del Ayuntamiento de Benidorm en 2011 detectó una larga lista de irregularidades de esas cajas fijas municipales.

En aquel entonces la caja fija sirvió para pagar gastos particulares a empleados del Ayuntamiento, como cuotas de colegios profesionales, que fueron reparados por el Interventor y aprobados por resolución de Alcaldía. Y, además, en la misma había justificantes de gastos de restauración en los que no constaban términos esenciales, como el número de asistentes ni motivos de los mismos.

En varias de estas cuentas justificativas de la caja fija de 2011 no constaba su fiscalización por parte de la Intervención, la retención del crédito y la resolución de aprobación de algunos gastos fueron de fecha posterior a su realización. Año tras año, se produjo un reparo del Interventor a la justificación de los gastos de la comisión de Santa Rita, la celebración de los funcionarios, al no haberse detraído de los gastos incurridos, el importe, que como contribución al menú, es satisfecho por los funcionarios asistentes a la comida. Incluso los importes sin justificar podrían ser constitutivo de un alcance, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 72.1 de la Ley 7/1988, de 5 de abril, de Funcionamiento del Tribunal de Cuentas.

Por ejemplo, otro de los incumplimientos de la Sindicatura respecto a estos gastos es que en el “libramiento de fondos a justificar cuya finalidad es Premios del deporte, se pone de manifiesto el incumplimiento del artículo 29.6 de las bases de ejecución del presupuesto, que establece que: Como excepción, sólo cabrá aprobar gasto a justificar de forma genérica para pequeños gastos de organización de eventos, que no puedan sufragarse por el anticipo de caja fija, y que no superen en su conjunto los 3.000 euros, y se abonaban por más importe del autorizado legalmente.

De hecho, el Síndic subrayó que “existe una cuenta restringida de pagos, Ayuntamiento de Fiscalización de diversos aspectos de la actividad económico y financiera del Ayuntamiento de Benidorm. Ejercicio 2011. 28 Benidorm gastos a justificar… con saldo a 31 de diciembre de 2011, pendientes de justificar, por 323.848 euros, que de acuerdo con la información aportada por el Ayuntamiento, está destinada al pago de ayudas a pensionistas jubilados. Según la información aportada por el personal del Ayuntamiento, el pago se realiza mediante la realización de cheques nominativos, lo que contraviene la naturaleza de esta modalidad de pagos. Se trata de una subvención directa a favor de pensionistas y jubilados, que no contaba con el crédito suficiente, en 233.450 euros, a tenor del reparo formulado por el interventor, donde advierte que cualquier propuesta de gasto que sobrepase el saldo de la vinculación jurídica sería nula de pleno derecho, de acuerdo con la normativa vigente”. No obstante, una resolución de alcaldía volvió a aprobar el gasto después de que el Pleno adoptara el acuerdo de levantar el reparo dado el interés social de la propuesta de gasto y lo autorizara.

En un anticipo de una de las cajas fijas de 2011 quedó pendiente la presentación de la cuenta de cierre del ejercicio y la devolución de los fondos no gastados, sobrepasando el límite del ejercicio presupuestario. En el informe de la Intervención de 10 de enero de 2012 se puso de manifiesto que se habían entregado los fondos a un tercer funcionario que a su vez no había presentado los justificantes, y que el retraso injustificado y anómalo en su devolución podía suponer alcance de fondos públicos, debiendo procederse a la liquidación de intereses de demora desde el momento en que se debieron devolver. Extremo este que no se ha llevado a cabo en ningún caso.

Pues a pesar de que estas irregularidades fueron puestas negro sobre blando tras la inspección de la Sindicatura, el gobierno local aseguró ayer que “el proceso está fiscalizado por Intervención y supervisado por la Sindicatura de Cuentas, que no ha observado ninguna irregularidad”, al mismo tiempo que amenazó con acciones legales “contra todas aquellas personas o medios que atribuyan a los concejales municipales el uso de las cajas fijas del ayuntamiento a discreción, hablen de sobresueldos, de disponer del dinero de forma libre, o hagan otro tipo de afirmaciones totalmente falsas y contrarias a la realidad”.

En lo que sí que acertó es en remarcar que “la caja fija no es ninguna cuenta opaca y no depende de los concejales, sino de los trabadores municipales, que son quienes las gestionan”. “Ningún concejal del Ayuntamiento de Benidorm tiene acceso a una caja fija. Nunca lo ha tenido, ni cuando gobernaba el Partido Popular, esto no es una cuestión de hacer política, es que no funciona así. Las cajas se pagan a través de tarjetas bancarias que están a nombre de los funcionarios autorizados para tenerlas”, ha asegurado Natalia Guijarro.

Guijarro ha señalado que en más de una ocasión se le ha descontado algún importe a funcionarios responsables de estos gastos, aunque las cantidades no han sido significativas. Además de recordar la evidencia de que todos los gastos de las 43 cajas fijas municipales, que suman más de 302.000 euros, están a disposición de cualquier concejal de la oposición, la edil de Hacienda puso algún ejemplo. “Yo sé que el titular es muy bonito, pero lo de a copas en la Barra de la Dolores, 60 euros en Madrid. La Dolores, 38 euros, lo primero. Cafetería situada en la Plaza de Jesús, 12.25 de la mañana, cuenta de barra. Esta factura o recibo, firmado por las dos personas que consumieron dicha comida, hace referencia a una reunión del alcalde y su jefe de Alcaldía en un Ministerio, y comieron en un bar de en frente, antes de coger el tren y volver a Benidorm, en ejercicio de su trabajo. Esto es una dieta que está completamente y legalmente establecida que se pague. No son 60 euros, son 38. No son copas, es una comida y es a las 12.25 de la mañana. Y como ésta, todas las que quieran. Y que gastarse 30 o 40 euros en un obsequio para la mujer del alcalde de Miami, puede dar un titular muy bonito, pero no dejan de ser 30 o 40 euros, y no deja de ser el alcalde de una de las ciudades turísticas más importantes del mundo, y no deja de ser un mero obsequio. No es un Louis Vuitton, ni una caja de Dom Periginon, ni un viaje a esquiar, ni un reloj, ni un traje. No, es un bolso. Es más, nos va a dar hasta vergüenza si se entera la mujer del alcalde de Miami que sólo nos gastamos 40 euros en el obsequio” ha asegurado.

El Síndic detectó numerosas irregularidades en 2011 en las cajas fijas del Ayuntamiento De #Benidorm
El Síndic detectó numerosas irregularidades en 2011 en las cajas fijas del Ayuntamiento De #Benidorm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *