El polígono industrial y su centro comercial no podrán desarrollarse esta legislatura

“¿En base a su experiencia, y dado que no está consignado en el presupuesto de Benidorm el dinero que le corresponde aportar al Ayuntamiento para hacer la rotonda de acceso al polígono industrial, que no estará disponible hasta 2016, o que hay que someter el Plan General a una modificación que deber aprobar el Consell, con sus plazos y periodos de exposición, cree que a lo largo de esta legislatura podría comenzar a desarrollarse la urbanización del polígono industrial?”.

La pregunta hecha a la concejala de Urbanismo, Lourdes Caselles, que se le ha planteado en tanto que técnico municipal en el mismo departamento de L’Alfàs del Pi, ha necesitado de una breve reflexión antes de ser contestada. “Quiero ser optimista”, ha dicho, no sin aportar en su respuesta una cierta carga de ironía que ha acompañado de media sonrisa. La cuestión era procedente por cuanto la edil había anunciado que el próximo jueves se llevará a un pleno extraordinario de contenido mayoritariamente urbanístico la desestimación de las alegaciones que se han presentado a los dos convenios urbanísticos que firmó el Ayuntamiento en mayo con el urbanizador, Terra Village Land, SL., y la empresa propietaria de una parcela de 71.000 metros, Unibail Rodamco, en la que pretende construir un centro comercial.

El gobierno local planteará tanto esa desestimación como la aprobación definitiva de los convenios, así como facultar al alcalde para firmarlos. Se trata de dos documentos para cumplir, por un lado, con las exigencias de la Unidad de Carreteras del Ministerio de Fomento, y, por otro, para adaptar los usos del plan parcial a la demanda actual, es decir, para cambiar el uso industrial del suelo a la finalidad comercial que se persigue.

El Ministerio de Fomento impuso en 2010 la condición de generar un nuevo acceso al polígono industrial que no afectara a la N-332 mediante una rotonda en la CV-70, pero no fue hasta abril de 2015 que el gobierno local y la empresa Unibail Rodamco Benidorm, SL., que pretende construir un centro comercial con 49.000 metros cuadrados de galería, unos 13.000 de hipermercado, aparcamiento en superficie y sótano de unas 2.300 plazas y 14.000 metros de zonas comunes, acordaron la financiación de la nueva rotonda. Como no la quiere pagar Fomento y  el urbanizador solo se compromete a aportar 125.000 euros, la multinacional francesa sufragará tres millones de euros y el Ayuntamiento el dinero restante hasta llegar a los 4,8 millones que los técnicos calculan que vale. Pero ese dinero no estará hasta 2016, cuando haya una partida presupuestaria necesaria para poder licitarla. Por rápida que sea su adjudicación y construcción, habrá transcurrido casi media legislatura antes de que esté operativa.

Algunos de los trámites que todavía deberán sucederse son: someter a información pública el proyecto de urbanización modificado que presentó el urbanizador el 25 de julio de 2014 y proceder a su aprobación; adaptar la cédula de urbanización del sector; elaborar y tramitar la modificación puntual pormenorizada del PGOU y establecer unas reglas de cómputo de edificabilidad para los grandes equipamientos comerciales; elaborar y tramitar la modificación puntual estructural del PGOU para proceder al cambio del uso global y dominante del sector al terciario compatible con el industrial; aprobar definitivamente y recepcionar la obra pública de la Avenida Comunidad Europea según el proyecto modificado que presentó el urbanizador el 12 de diciembre de 2011; elevar consulta al órgano ambiental y territorial sobre la modificación puntual pormenorizada y, tras su tramitación, proceder a su aprobación; así como someter a información pública el proyecto de retasación de cargas de urbanización. No son todas las nuevas condiciones del convenio con Terra Village Land, SL. y ni siquiera todos los trámites dependen únicamente del Consistorio.

El Ayuntamiento, además, se ha comprometido en este convenio a disminuir las partidas que debe destinar el urbanizador a la zona verde del sector, la red de riego, la jardinería y el mobiliario urbano inicialmente previstos en el proyecto de urbanización aprobado el 27 de enero de 2003. Y también ha firmado reubicar y reducir el tamaño del depósito regulador de agua potable para todo el plan parcial. Cuestiones menores en relación al tiempo necesario para acoplarlas, pero que falta ver cómo encajarán en los grupos municipales de la oposición, porque en este asunto no está todo dicho y hay recelos en alguno de ellos.

El gobierno, según el convenio con el urbanizador, tiene dos años para realizar todos los trámites administrativos necesarios que satisfagan el documento que se pretende aprobar. No son pocos y atendiendo a la agilidad que ha demostrado hasta ahora la Administración local, se antoja muy complicado que puedan cumplirse en ese plazo de tiempo. Han pasado más de 13 años desde que se adjudicó el plan parcial y una vez más, con Ortiz de por medio, los problemas judiciales por la venta de la parcela de 71.000 metros a la multinacional francesa, que acabó con un cruce de demandas entre ellos, han derivado en la paralización de una infraestructura necesaria para el empleo y la demanda de la ciudad.

El juzgado no encuentra a la empresa de Enrique Ortiz que urbanizó el polígono industrial

Fuente: http://lamarinaplaza.com/2015/07/24/el-poligono-industrial-y-su-centro-comercial-no-podran-desarrollarse-esta-legislatura/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *