El gobierno recula y aceptará revocar la licencia del nuevo rastro que recurrirá Aico

Podría haber optado por aplazar la concesión de la licencia porque la autorización que le concedió el Consell está recurrida ante el TSJ y así abrir una línea temporal de diálogo. Podría haber incluso cumplido una moción que se aprobó por unanimidad en el pleno de diciembre de 2014 en la que el PP, entonces en la oposición, solicitó que antes de concedérsele el permiso al nuevo rastro que promueve una empresa holandesa en la zona del APR-3 se le solicitara un informe a la Asociación de Comerciantes Independientes de Benidorm (Aico). Pero precipitadamente, el gobierno local, ahora en manos populares, decidió anunciar el viernes pasado que antes de que los promotores de este nuevo mercadillo los denunciaran por la vía penal, lo que podría haber acabado imputando a la edil de Urbanismo, ya imputada por otro asunto de L’Alfàs del Pi, que fue quien firmó la licencia medioambiental porque contaba con todos los informes técnicos municipales favorables y también con la autoriación de la Administración autonómica.

Sin embargo, una comparecencia pública de los responsables de Aico este martes ha provocado lo que ya se anuncia como una rectificación en toda regla. El responsable jurídicio de la asocicación anunció la presentación de un recurso de reposición contra la concesión de esta licencia y, además, que iban a proponer que el alcalde de la ciudad, Toni Pérez, avocara en el pleno su resolución. De esta manera, podrán conseguir que la licencia se anule si se vota por mayoría plenaria la aceptación del recurso de Aico, aunque todo apunta a que será por unanimidad, incluso del mismo PP que la concedió. Este sería el camino más corto para que este rastro no abra y quitarle a la decisión cualquier tipo de responsabilidad penal, ya que esa aprobación plenaria sería un acto puramente administrativo que, en principio, no admitiría más que un recurso contencioso-administrativo, un procedimiento en el que no hay imputados.

En realidad, todo el expediente de autorización de este rastro está plagado de despropósitos. Del anterior gobierno, que lo tuvo que iniciar en 2013 porque no podía negarse, aunque siempre se manifestó en contra del mismo, si bien incumplió, según ha asegurado Aico, el acuerdo plenario de diciembre de 2014 que obligaba a pedirle un informe a la asociación antes del otorgamiento de la licencia. Del PP, que tampoco cumplió con aquella moción que impulsó, lo que ha imposibilitado incluir el informe de los comerciantes benidormenses en el expediente, y de la propia Aico, que sabiendo lo que se aprobó hace ocho meses, se ha puesto desde entonces de perfil y ha evitado realizar un informe que, en todo caso, con sus propios medios habría tenido difícil redactar con visos de ser creíble.

Así que con la habitual afectación con la que los acontecimientos se suceden en Benidorm, donde cualquier asunto puede acabar dando la impresión de que aventura un cataclismo, una veintena de miembros de Aico, expresidentes, miembros de Abreca y Cobreca y relevantes comerciantes de la ciudad se colocaron detrás del presidente de la asociación, Raúl Parra, y su asesor jurídico, Fabián Villena, para dar sensación de una aparente fortaleza que no aplicaron para impulsar la aprobación de una ordenanza de venta no sedentaria hasta abril de este mismo año para así impedir la proliferación de más rastros y mercadillos más allá de los dos ya autorizados (el municipal y El Cisne) y que, según dijeron, les reducen sustancialmente las ventas los dos días que se celebran, miércoles y domingo.

Aico confirmó que habia recibido este mismo martes el expediente del rastro impulsado por una empresa holandesa, que el viernes Toni Pérez les llamó media hora antes de anunciar la edil de Actividades la firma de la licencia y que tenían presentado un recurso contencioso-administrativo ante al TSJ porque cuando el Consell autorizó su instalación, no se le había aportado un informe del arquitecto municipal con varios defectos formales, si bien fueron corregidos. Un defecto que aunque solo sea procedimental e irrelevante, podría suponer incluso la ilegalidad del otorgamiento de la licencia.

Y la reacción del gobierno fue convocar no una Junta de Portavoces puramente considerada, porque no estaba el Secretario municipal ni había orden del día, pero si una reunión informal de los mismos, a la que acudieron para que se les entregara también una copia del mismo expediente que recibió Aico,

Ahora mismo, el gobierno local considera que la asociación de comerciantes le ha hecho un favor. Ningún partido político está de acuerdo con este nuevo rastro. Aico asegura que “se sigue haciendo política con el comercio de Benidorm” y que “nunca nadie nos ha apoyado desde el gobierno”. Al actual lo acusan de tener algún “interés personal” en el otorgamiento de la licencia, por encima del interés general, lo que les ha llevado a anunciar movimientos participativos de sus asociados (dicen que casi el 40% de los comercios de la ciudad) y una asamblea extraordinaria para recabar el apoyo de sus asociados. Y mientras el PP y el PSPV se vieron entrampados incluso con la intervención del cónsul holandés para defender los intereses de sus compatriotras, solo los dos partidos ciudadanos y Compromís pueden alegar lo que consideren sin mochilas ni consideraciones previas.

El gobierno recula y aceptará revocar la licencia del nuevo rastro que recurrirá Aico
El gobierno recula y aceptará revocar la licencia del nuevo rastro que recurrirá Aico

 

Fuente: http://lamarinaplaza.com/2015/08/25/el-gobierno-recula-y-aceptara-revocar-la-licencia-del-nuevo-rastro-que-recurrira-aico/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *