Dos sentencias tumban la prohibición de celebrar mercadillos outlet dentro de un hotel

Dos sentencias del juzgado de lo contencioso administrativo uno y tres de Alicante han avalado la celebración el verano de 2013 de una feria outlet dentro del Hotel Bali de Benidorm tras anular la prohibición y clausura que decretó el Ayuntamiento cuando ya se había inaugurado y la sanción que con posterioridad le impuso el gobierno local a la empresa organizadora del evento el verano de 2013, cuando se produjeron los hechos, formado entonces por el PSPV y Liberales.

Está por ver la trascendencia que puedan tener estas sentencias, una de ellas, que todavía no es firme, recurrida por la empresa afectada para reclamar una indemnización y también por el Consistorio para ganar tiempo, en la tramitación de los permisos para abrir un rastro en la zona de Discotecas que está impulsando una empresa holandesa en suelo privado, pero lo cierto es que de momento estas resoluciones judiciales han abierto la puerta para que la empresa que recurrió la clausura y la multa haya presentado otra demanda por la posible responsabilidad patrimonial del Ayuntamiento, al que le pide por los daños y perjucios causados, ya que había incluso pagado el alquiler de una de las salas del hotel, y por el lucro cesante de 83.0000 euros.

El decreto con el que se ordenó el cierre de la feria outlet lo firmó el entonces alcalde, Agustín Navarro, basándose en los informes municipales y en una petición hecha desde Aico para que no se celebrara la muestra. El edil de Comercio, Conrado Hernández, alegó que desde el Ayuntamiento se había defendido la legalidad. Hernández y el entonces presidente de Aico, actualmente portavoz de Ciudadanos, Rafael Gasent, comparecieron juntos para defender la actuación municipal y poco menos que proponer un pacto de no agresión entre los comerciantes y los hoteleros.

Las demandas que presentó la mercantil tras desmontar aquella feria se dirigieron en primer lugar a atacar la resolución que impidió la continuidad del outlet en el hotel y en segundo contra la sanción de 1.200,80 euros que se le impuso, si bien las sentencias, que dependen de la acumulación de casos de cada juzgado, se redactaron con fechas a la inversa, ya que recayeron en diferentes salas.

En primer lugar, un juez falló sobre la sanción en una sentencia durísima contra la actuación municipal, que no tuvo en cuenta, según el fallo, que las instalaciones de un hotel no son de uso público y no estaban sometidas a la ordenanza en vigor, que solo regulaba la venta sedentaria en suelo público. Al gobierno local lo acusa de tramitar la legalidad incurriendo en una ilegalidad, “cual es la filtración indiscriminada de datos personales de otros tantos denunciados”, y afirma que “cuanto más se analiza el fondo de la decisión de la administración, más irregularidades se detecta”.

Así que a parte de anular la multa que se le impuso a la empresa con un simple boletín de denuncia policial y sin expediente sancionador, el juzgado propone deducir testimonio y abrir otra pieza por el “posible uso descuidado o negligente de los datos personales obtenidos de manera coactiva de los administrados en un procedimiento sancionador” que “nunca debieron ser difundidos”, por lo que envía el caso a la Agencia Española de Protección de Datos.

Como al final queda claro que no era exigible la autorización previa para instalar este outlet entre el 18 y el 21 de julio de 2013 dentro de un hotel, y también que pocas horas después de su inauguración fue clausurado por decreto municipal, la empresa que ya había pagado incluso el alquiler del espacio privado y tuvo que cerrar nada más abrir se fue al juzgado de nuevo, por tercera vez, a reclamar una indemnización de 83.415 euros por los gastos que ya tuvo y por el lucro cesante que le provocó la decisión municipal.

Las sentencias son del 10 de abril y 30 de junio de 2015, pero no han trascendido hasta este miércoles, a pesar de que los políticos de Benidorm se han empeñado desde hace un mes en someter el permiso para abrir un rastro a una cuestión de estado. Y la realidad es que estas dos sentencias pueden aclarar muchas cosas.

Bali

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *