¿Donde está la Oficina Técnica para la revisión del Plan General?

Hace ya más de tres años -el 30 de agosto de 2011- que el pleno municipal aprobó crear una Oficina Técnica para iniciar la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) tras una moción presentada por la portavoz del CDL, Gema Amor, que fue votada a favor por el PP, aunque no por los socialistas, con la pretensión de solucionar “los problemas que presenta la gestión urbanística de la ciudad”, según dijo entonces la entonces edil en la oposición y hoy concejala del gobierno bipartito local.

Amor entonces llegó a decir que el entonces gobierno monocolor socialista en minoría estaba gobernando desde “la ocurrencia, el ridículo, la incompetencia y la irresponsabilidad” porque no quería que los vecinos y los empresarios opinaran sobre el estado de la ciudad y cómo mejorarlo.

Menos de un año después el alcalde, Agustín Navarro, y Amor firmaron un pacto de gobierno por el que el CDL asumió las concejalías más importantes, incluyendo Urbanismo, ahora en manos de Juan Vicente Ivorra. Pero de aquella decisión plenaria nada se ha sabido, la Oficina Técnica no se ha creado y, al menos públicamente, nada se conoce de la revisión del Plan General.

Y no será porque no se han tomado decisiones importantes que afectan al planeamiento de la ciudad, que se sigue parcheando a través de modificaciones puntuales en cuestiones de mucho calado. Es el caso de la que se aprobó para legalizar los estudios de detalle después de que el TSJ anulara uno de ellos en la manzana del edificio Coblanca 41 y abocara a su promotor a la demolición de unos locales comerciales en el edificio de 112 apartamentos, que el gobierno local evitó menos de un mes después de entrar a gobernar Amor legalizando todos los estudios de detalle sin siquiera saber a cuántas manzanas del casco urbano podría afectar la modificación puntual del Plan General que se tramitó.

Este mes también se ha aprobado otra modificación puntual del PGOU, que en realidad es una modificación de la modificación número 1 que reguló el conocido como premio hotelero. Pactada con los empresarios del sector y con el ánimo de promover la reconversión de la planta hotelera de la ciudad, los establecimientos de tres estrellas también podrán aumentar el tamaño de las habitaciones y la edificabilidad de la parcela donde se ubican a cambio de compensaciones en metálico o en dotaciones urbanas.

Y hace apenas una semana el pleno, con los votos a favor del gobierno y del edil no adscrito, Juan Ángel Ferrer, aprobó interpretar el artículo 112 del PGOU para posibilitar la implantación de superficies comerciales e iniciar los trámites para modificar el PGOU en este apartado. El objetivo es la construcción de un macro centro comercial en el polígono industrial, donde la multinacional Unibail Rodamco le compró una parcela a Enrique Ortiz para su construcción, aunque aquella operación acabó finalmente en los juzgados de Alicante y Madrid con denuncias cruzadas por ambas partes.

Hay innumerables problemas urbanísticos atascados en la ciudad, pero la política de parcheo de un PGOU que se aprobó en 1990 ha provocado graves problemas, incluso a nivel estético, como es el caso de los retranqueos ilegales que ocupan miles de metros cuadrados, algunos de ellos incluso de suelo público, y que solo pueden ser resueltos con la aprobación de un nuevo PGOU. Armanello sigue sin desarrollarse, todavía no se ha resuelto definitivamente el problema de la suspensión de la Declaración de Impacto Ambiental en Serra Gelada o Lliriets, la zona de Discotecas que enlaza Benidorm con Altea daña incluso la vista y el Moralet deberá expropiarse para decidir qué hacer en su suelo.

Incluso ha habido que contratar a un arquitecto externo al Ayuntamiento, Fernando Modrego, una decisión que generó mucha polémica, para que redactara la propuesta municipal de tres planes urbanísticos: el APR-7 y el PAU 2 en Serra Gelada y el PP 5/1 Golf Lliriets y concluir la Declaración de Impacto Ambiental aprobada finalmente por el Consell en 2012. Según la Conselleria todo el suelo urbanizable del APR-7 -542.000 metros cuadrados- debían catalogarse como protegidos, porque de hecho ya están incluidos en el parque natural de Serra Gelada. Modrego finalmente ha propuesto que superficie protegida sea de 1,8 millones de metros cuadrados, dejar al PAU-2 se queda sin todo su suelo urbano -453.000 metros cuadrados- y que solo se construya en los 664.564 metros de Lliriets, que pierde más de la mitad de sus metros urbanizables.

En realidad, casi 25 años después de aprobarse el PGOU de Benidorm, ni siquiera está totalmente aprobado. Mientras tanto, ha convivido y ha sido interpretado con tres leyes diferentes, la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU), con la que se adjudicaron los planes parciales para desarrollarlos por gestión indirecta; la Ley Urbanística Valenciana (LUV) y la nueva Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP), que entró en vigor el pasado mes de agosto para refundir la angosta tramitación y la dispersión legislativa que había creado el PP.

El mismo PP de Benidorm se ha desgañitado pidiendo que el gobierno local se ponga manos a la obra para redactar el definitivo PGOU de Benidorm, el que cerrará urbanísticamente la ciudad, ya que el término municipal no dará para más. Lo que se decida ahora decidirá el futuro Benidorm. La misma edil popular Lourdes Caselles aseguró que la revisión de un PGOU “no se hace en los despachos de los políticos, sino con la participación y la exposición pública tal y como exige la Ley, en la que puede y debe participar todo el municipio, desde colectivos a personas individuales manifestado sus inquietudes o presentando alegaciones”.

¿Donde está la Oficina Técnica para la revisión del Plan General?
¿Donde está la Oficina Técnica para la revisión del Plan General?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *