Bigorra: “Benidorm no puede hacer la vista gorda en el cumplimiento de la legalidad urbanística”

El concejal de Compromís y portavoz del grupo municipal Compromís Los Verdes, Josep Bigorra, ha explicado en rueda de prensa que se están realizando movimientos de tierras para acondicionar obras de ampliación de un camping situado en la Avenida Almirante Bernat de Sarriá sin tener las licencias oportunas, lo que se ha sabido después de pedir explicaciones por escrito a la concejalía de Urbanismo. Estos trabajos se tenían que haber paralizado según el decreto que el gobierno local emitió el lunes 11 de abril pero no ha tenido ningún efecto porque la empresa ha continuado actuando sobre el terreno.

“El gobierno local debe hacer cumplir sus decretos y paralizar estas obras para evitar posibles infracciones urbanísticas y para controlar los cambios drásticos que pueden afectar al suelo y en las canalizaciones de aguas de una gran área del Rincón”, advirtió Bigorra. Además, el portavoz ha añadido que, “si bien el Ayuntamiento ha notificado el decreto a los propietarios, fuentes de la policía local comentaban al propio concejal ayer que aún no ha recibido ningún aviso al respecto para poder hacer que las obras se paralicen efectivamente, como también indica el propio decreto de urbanismo.

5-4-2016 (3)

El portavoz ha mostrado también su preocupación porque estas obras, que afectan a una superficie de más de 63.000 metros cuadrados comprendidos entre la Avenida Bernat de Sarrià y la Avenida Severo Ochoa, según informe del propio técnico de ingeniería del Ayuntamiento, ya advirtió desde 2013 en varias ocasiones que los trabajos se están haciendo de forma intermitente y aleatoria y no se amparan en ninguna licencia urbanística municipal.

Bigorra ha explicado que en 2013, tras pedir a los propietarios la ampliación del camping, los técnicos no concedieron la licencia ambiental para el cambio en la conducción de aguas residuales podría afectar a un hotel, otro camping y una urbanización de viviendas adyacentes y por defectos de seguridad respecto al futuro aparcamiento y piscina del recinto, entre otras cuestiones. “Todo esto se transmitió en septiembre de ese año a los propietarios y tenían diez días para corregirlo y, si no, el expediente se cerraría a los tres meses, obligando a iniciar todo el procedimiento por parte del parking. Pues entonces tampoco se pararon los trabajos y presentaron las subsanaciones fuera de plazo para pedir otra vez la licencia, lo que significa que no estaban amparados en ninguna licencia municipal”, ha criticado. Situación que se ha repetido en el tiempo en 2014 con esta nueva petición de licencia y que se ha prolongado hasta este año.

“Desde nuestro grupo municipal velamos y velaremos para que se aplique la normativa urbanística al pie de la letra, especialmente cuando puede tener tantas afectaciones para los vecinos y vecinas de la zona y esperamos que el gobierno local también lo considere así”, ha finalizado .

DSC_0055

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *