Benidorm reclamará de nuevo que se mantenga el deslinde de la costa de 1964 y la titularidad de tres calles

Benidorm está enfrentándose a lo que en un futuro a no tan largo plazo puede acabar siendo un problema no menor: el nuevo deslinde de los bienes del Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT). La Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente ha ratificado en su práctica totalidad el expediente de deslinde que inició el 16 de agosto de 2013 tras rechazar la totalidad de las alegaciones que aprobó formular el pleno de Benidorm el pasado 24 de noviembre de 2014 con el aval de los técnicos municipales al considerar que la nueva traza que separa el suelo de competencia municipal y estatal estaba perjudicando el interés general. Sin embargo, al mismo tiempo que se han rechazado todas las alegaciones públicas, se aceptaron algunas de particulares y empresas privadas.

Dado que las cosas a nivel municipal siguen como estaban y el proceso del nuevo deslinde mantiene su curso, el siguiente paso que el gobierno local de la ciudad piensa dar es formular un recurso de reposición para agotar la vía administrativa, en el que volverá a plantear las mismas alegaciones anteriores, pero, además, solicitará que las avenidas de Alcoi, Madrid y Verge del Sofratge, que también quedan encuadradas en parte dentro del DPMT, sigan siendo de titularidad municipal, es decir, su desafección y reversión. La concejala de Urbanismo, Lourdes Caselles, ha puesto como ejemplo de las consecuencias que podría acarrear que eso no sucediera que para el simple acto de cambiar una farola de esos viales, habría que pedir permiso al Ministerio.

El problema del deslinde en tramitación es que la nueva Ley de Costas ha modificado hacia el interior de los arenales la línea de pleamar, el concepto de ribera, lo que al empujar a su vez hacia el casco urbano de la ciudad la línea del deslinde ha afectado a varios edificios del municipio que con esta nueva delimitación estarían dentro de la servidumbre de tránsito y protección. Y lo peor es que el DPMT incluye los voladizos. Caselles ha explicado que ya se ha dado el caso de que una comunidad de propietarios afectada por el nuevo deslinde en la playa de Poniente ha visto denegada la autorización para rehabilitar sus balcones, cuyo vuelo los proyecta dentro de la nueva delimitación.

El gobierno local aprobó en la Junta de Gobierno Local de este lunes presentar este recurso de reposición para solicitar que el nuevo deslinde se haga coincidir con el anterior de 1964, que fue el que se volcó en el Plan General de 1990, en base al cual se han concedido una gran parte de las licencias de obra de la primera línea de la costa benidormense.

Y además del recurso, que será enviado a mitad de agosto, la edil de Urbanismo ha asegurado que se han solicitado sendas reuniones con Costas en Alicante y con el Ministerio en Madrid para exponer sobre plano la realidad actual y las consecuencias que puede tener para Benidorm modificar la línea de afección del DPMT. Aunque si no se atendiera el recurso de reposición el siguiente paso que podría darse en presentar en el juzgado un recurso contencioso-administrativo, Caselles ha afirmado que esa realidad “no le interesa al Ministerio ni a nosotros”.

Según un informe del arquitecto municipal redactado en su día para decretar la suspensión de licencias en los edificios afectos a la nueva distribución del suelo, la delimitación de la ribera del mar propuesta por Costas, a la que hay que trazar dos líneas paralelas de seis metros para la servidumbre de tránsito y 20 ó 100 metros para la servidumbre de protección, pone de manifiesto la afección “a un gran número de inmuebles, en algunos casos por la simple proyección de escasos centímetros de los voladizos de las terrazas”. Y más: “también se ven afectados edificios públicos como la Iglesia de Sant Jaume (Bien de Relevancia Local) o el Centro Social El Torrejó, toda la zona portuaria, además de proyectos públicos, como es el caso del mirador de Punta Llisera”.

El informe continuaba asegurando que “no obstante la problemática principal se produce en los extremos del casco urbano (La Cala y Punta Llisera) y el Casco Antiguo (Punta Canfali), donde se da la circunstancia de coincidir la ordenación cerrada entre medianería y zonas escarpadas sin playa, además de existir concesiones (embarcadero del Rincón de Loix, Cable-Sky), con dificultades de acceso o el riesgo de desprendimientos del escarpe a levante de la Punta Canfali sin solucionar”.

CCOO denuncia en dos años en la Inspección de Trabajo la externalización del servicio de camareras de piso en más de 70 hoteles de la comarca

Fuente: http://lamarinaplaza.com/2015/08/04/benidorm-reclamara-de-nuevo-que-se-mantenga-el-deslinde-de-la-costa-de-1964-y-la-titularidad-de-tres-calles/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *