Benidorm pide las infraestructuras hídricas de la SPTCV para tener agua desalada a medio plazo

La Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), creada para dar forma a muchos de los proyectos megalómanos de la Generalitat Valenciana, lleva tiempo en proceso de desmantelamiento y Benidorm quiere quedarse con algunas de las infraestructuras que tiene en la ciudad. Concretamente con todas las que tienen que ver con el agua y más en un momento en que toda la comarca se encuentra en Alerta por sequía. Por eso el Ayuntamiento ha decidido pedir a la SPTCV que le ceda las infraestructuras hídricas que levantó para dar servicio a Terra Mítica y su entorno: una estación de bombeo de agua marina en el Tossal de La Cala, todas las conducciones para llevar ese agua hasta una planta desaladora a medio terminar y esa misma planta.

Un informe del área de Ingeniería municipal señala que si esa planta se terminara y pusiera en funcionamiento Benidorm podría conseguir el porcentaje de agua “mediante autoabastecimiento” que plantea el documento básico de los Planes Locales de Prevención de Sequías, que es el 30% del caudal medio diario que se suministra a la ciudad. Es decir que se podría lograr un caudal de 100 litros por segundo de agua desalada. El mismo informe señala que como además de la desalinizadora la SPTCV cuenta con un sistema de “impulsión de agua marina” no habría problema para que el 30% del agua que se usa en Benidorm saliera de esa planta.

Pero además, “también se podría plantear” utilizar esa agua marina para “los lavapiés de la playa de Poniente”, que desde hace meses usan agua potable.

A la vista de estas ventajas, Benidorm considera que todas estas infraestructuras “tienen un valor estratégico fundamental” para “los recursos hídricos” de Benidorm, “más aún” en una situación complicada de sequía como la actual y si se tiene en cuenta que se tardaría mucho tiempo en conseguir todos los permisos necesarios para poder construir de cero un sistema como el que ya tiene la SPTCV y que no utiliza desde hace años.

De hecho, hace tiempo que la sociedad pública arrinconó estas infraestructuras, que no fueron para nada baratas, y dejó de invertir en su mantenimiento. Tanto es así que la estación de bombeo que se construyó en la zona de Tamarindos, junto al Tossal de La Cala, no tiene ahora mismo ni suministro eléctrico. De ahí que los técnicos del Ayuntamiento de Benidorm no hayan podido comprobar en qué estado se encuentra.

Si la SPTCV accede y cede estas instalaciones, el Ayuntamiento podrá hacer “una análisis detallado” de su estado y a partir de ahí calcular las inversiones que harían falta de adecuarlas y también cuáles serían “los costes de explotación y mantenimiento anuales” de todo el sistema, para ver hasta qué punto son asumibles por el Ayuntamiento -con o sin ayuda- a medio o largo plazo.

En un principio, la SPTCV no debería poner demasiados problemas a la cesión. Básicamente porque en más de una ocasión le ha trasladado al Ayuntamiento la intención de dar de baja todas las autorizaciones que tiene de diversas administraciones para captar el agua del mar y hacer vertidos, ya que “en la actualidad no está haciendo ningún uso de las instalaciones” y “no se está destinando ninguna partida a su mantenimiento”.

Cómo, cuándo y para qué se construyeron estas instalaciones

Casi al mismo tiempo se alumbró Terra Mítica se diseñó un proyecto para llevar hasta este enclave agua del mar “para mantenimiento de láminas de agua”. Para ello, en el año 2000 se construyó una estación de bombeo sobre el Paseo de Tamarindos y el tendido de las conducciones que debían llevar este agua hasta el parque temático. Esta estación de bombeo, como explica el informe de Ingeniería, tenía una función “doble”. Por una parte llevaba hasta el lago del parque temático el agua marina que captaba a poca profundidad cerca de la playa y por otra la devolvía después a su origen.

Poco después de hacer aquella estación de bombeo y las conducciones para sacar el agua y después devolverla al mar, la SPTCV pensó que en un futuro toda el área de influencia de Terra Mítica necesitaría más agua y de mayor calidad. Y para ello era necesaria una planta desaladora en la que tratar el agua marina. De esta forma, con esos recursos se podrían cubrir en un futuro “posibles carencias de agua potable” en periodos “de máxima demanda”.

La SPTCV se puso manos a la obra y empezó a levantar una desaladora en una parcela del entorno de Terra Mítica y también a hacer una estación de bombeo nueva que sustituyera a la de Tamarindos que tenía problemas, que generaba mucho ruido y que no era adecuada para el sistema de osmosis y desalinización. Pero mientras sí se hizo la nueva estación de bombeo con todas las conducciones submarinas a mayor distancia de la costa, en la desaladora apenas se pasó de la estructura.

Benidorm pide las infraestructuras hídricas de la SPTCV para tener agua desalada a medio plazo
Benidorm pide las infraestructuras hídricas de la SPTCV para tener agua desalada a medio plazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *