Benidorm multiplica por más de 30 lo que tendrá que pagar la nueva empresa de la ORA al dejar fuera la señalización

Tras el varapalo que recibió del Tribunal Central Administrativo de Recursos Contractuales que anuló el anterior concurso de la zona azul y la grúa por considerar que favorecía a unas empresas y restringía la participación de otras, el Ayuntamiento de Benidorm ha modificado sustancialmente el pliego de condiciones del nuevo contrato. Tanto lo ha cambiado que ha pasado de pedir 5.000 euros al año de canon a la nueva empresa que llegue a reclamarle entre 150.000 y 500.000 euros. Es decir, ha multiplicado por 30, incluso por 100, lo que piensa ingresar por este contrato.

Con este cambio, Benidorm corrige una de las cuestiones que le afeó el Tribunal, que consideraba que los requisitos económicos del contrato frustrado eran “demasiado laxos”. Claro que la diferencia tiene su explicación. Y es que el contrato anulado además de la zona azul y la grúa también contemplaba los servicios de señalización vertical, horizontal y el control de velocidad; unos servicios que ahora no están incluidos y que el Ayuntamiento tendrá que sacar a concurso más adelante.

Es decir, que lo que ahora se va a licitar son los dos servicios que van a generar ingresos al Ayuntamiento, mientras que por la señalización y el control de velocidad le tocará pagar.

Desde la Concejalía han explicado que la señalización y el control de velocidad “no saldrán a concurso hasta que no sepamos lo que se va a ingresar de canon” de la nueva empresa de la zona azul y la grúa. Porque es “más o menos” el importe de ese canon el que el Ayuntamiento tiene previsto pagar por las señales horizontales y verticales y por la instalación de radares. Movilidad espera que el canon de la zona azul y la grúa supere con creces esos 150.000 euros que como “mínimo” han calculado los técnicos y confía en llegar al medio millón.
Pero el del canon no es el único cambio, porque también ha habido un baile en el número de plazas de pago. Eso sí, esta vez por fin se ha hecho un cálculo exhaustivo de cuántas plazas de pago va a haber en la ciudad durante todo el año: 1.523. Este número supone un incremento de algo más del 4% sobre las plazas que contemplaba el contrato en vigor, aunque esa cifra de 1.460 plazas, según Movilidad, se habría rebasado con creces en muchos momentos en los últimos siete años hasta alcanzar las 1.700 plazas.

Ahora bien, con seguridad son más plazas de las que hay en la actualidad, puesto que el nuevo contrato prevé llevar la zona azul a calles y tramos que hasta ahora no tenían estacionamiento de pago. Así, la calle Verano pasará a ser zona azul, mientras que en Primavera, Juan Fuster Zaragoza, Castellón y l’Aigüera se ampliará.
Al igual que el contrato desechado por el Tribunal, el de ahora también contempla que haya plazas de pago que sólo funcionen en verano. Concretamente, un total de 1.126 plazas más, que se repartirán entre las calles Vicente Llorca Alós y Xixo en La Cala; y Lepanto, Gerona, Almería, Murcia, Mallorca, Cuenca, Europa e Ibiza. De esta forma, el 1 de julio al 30 de septiembre habrá que pagar por aparcar en 2.649 plazas, más del 26% de las que existen en superficie en todo Benidorm, según ha indicado el concejal no adscrito, Juan Ángel Ferrer, quien ha asegurado que este nuevo contrato retocado “sigue beneficiando a la empresa que llegue y no al Ayuntamiento”.

Como las plazas extra sólo se explotarán los meses de verano -un trimestre al año- el cómputo medio de plazas anuales quedaría fijado en torno a las 1.800, según los cálculos de Movilidad, unas 200 menos de las que se hablaba en el pliego anulado por el Tribunal, que fue muy duro en su día con el Ayuntamiento llegando a dar a entender que se podría haber hecho un traje a medida de alguna empresa.

Lo que sí se mantiene igual en el nuevo pliego de condiciones es la bajada de las tarifas en un 17% y la exención de pago a los residentes durante las cuatro horas de menos movimiento de vehículos. Es decir, que la hora de zona azul se pagará a 0,50 euros en lugar de a los 0,60 actuales y los vecinos no tendrán que desembolsar un céntimo por aparcar durante la primera y la última hora de cada franja de funcionamiento de la ORA.

Pero aún y con todo, el edil no adscrito piensa que el Ayuntamiento ha barrido poco para casa en este pliego y ha lamentado, entre otras cosas, que el contrato no hable de aparcamientos disuasorios. Pero su mayor queja se ha centrado en el hecho de que el gobierno no se haya planteado en ningún momento municipalizar la zona azul y la grúa, ahora que los informes técnicos revelan que “son servicios rentables”. Ferrer ha insistido en que la negativa del gobierno a que sea el propio Ayuntamiento el que se haga cargo de estos servicios “nunca” ha ido acompañado de un informe técnico que avale esa decisión.

Benidorm multiplica por más de 30 lo que tendrá que pagar la nueva empresa de la ORA al dejar fuera la señalización
Benidorm multiplica por más de 30 lo que tendrá que pagar la nueva empresa de la ORA al dejar fuera la señalización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *