Benidorm: espacio libre de corruptos

Los políticos de Benidorm siguen la estela de los de Alicante o La Vila Joiosa y han aprobado este lunes que “todas las formaciones políticas, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores” que se presenten a las municipales de 2015 dejen fuera de sus listas a imputados por corrupción, por malos tratos y/o por terrorismo. Una propuesta que originalmente ideó UPyD y que el PP presentó como moción después de haberle hecho algunos retoques. Y es que la propuesta inicial sólo hablaba de los partidos que actualmente forman parte de la corporación y no de todos los que presenten candidatura en Benidorm.

La moción reconoce que en la sociedad existe un hartazgo generalizado, fruto de los casos de corrupción política que día a día abren informativos de televisión y radio, copan las portadas de los periódicos y revolucionan las redes sociales. Es ahora, con ese hartazgo en su punto álgido y con formaciones como Podemos -limpias de corrupción, al menos por ahora- ganando adeptos y escalando en las encuestas, cuando los grandes partidos han decidido prestarle atención al asunto.

Se habla en el texto aprobado de “profundo rechazo” de la corrupción por parte de los ciudadanos y de una “especial susceptibilidad” a todo aquello que suene a imputado, aunque esta figura jurídica diste mucho de la de condenado, y de tomar medidas que hagan de Benidorm una ciudad “implicada en la lucha contra la corrupción”.

Eso sí, el compromiso de convertir las listas electorales de Benidorm en espacios libres de corruptos es una declaración de buenas intenciones, pero no un dogma, porque llegado el momento será cada partido el que decida, entre otras cosas, qué delitos pueden considerarse como corrupción y por tanto quiénes pueden o no ir en sus listas.

En un principio no se esperaba demasiado debate en esta moción. Ya no sólo porque todos estuvieran de acuerdo, sino porque los dos partidos con mayor representación, PP y PSOE, acumulan a lo largo y ancho de España numerosos casos de corrupción, aunque en la Comunidad Valenciana la palma se la llevan los populares.

Así se ha encargado de recordarlo la portavoz liberal, Gema Amor, que no ha podido vencer la tentación de sacar a relucir casos como Gürtel o Brugal que mantienen a muchos dirigentes del PP alicantino y valenciano contra las cuerdas. De hecho, ha llegado hasta recordar que en un momento dado el nombre del ex alcalde popular, Manuel Pérez Fenoll, apareció en el sumario de Brugal a cuenta de un regalo que le hizo el polémico e imputadísimo constructor Enrique Ortiz.

Desde la bancada del PP, el propio Pérez Fenoll se ha encargado de recordar que tal como recibió esa dávida -un reloj- la devolvió, mientras que el portavoz Antonio Pérez ha recordado a Amor que algunos de los imputados en Brugal formaban parte de su cuadrilla más íntima cuando todavía formaba parte de la familia popular.

Este rifirrafe ha sido el único que se ha producido en un punto en el que nadie de la oposición ha hablado de la imputación del alcalde, Agustín Navarro, por supuestas contrataciones masivas de personal. Navarro siempre ha defendido a capa y espada que esta imputación estaría referida, en todo caso, a supuestos delitos administrativos pero “no por corrupcion”.

Sí se ha hablado, y bastante, en un punto anterior del pleno de la imputación que en su día pesó sobre Navarro por presunta “prevaricación continuada” a raíz de la resolución del contrato en 2010 con la empresa de la zona azul, ParkControl 2000. Una imputación que después de cuatro años ha quedado en nada, porque el pasado junio la Audiencia Provincial de Alicante decretó el archivo y sobreseimiento provisional de la causa que había abierta contra el alcalde y contra el ex edil de Movilidad, José Bañuls.

Benidorm: espacio libre de corruptos
Benidorm: espacio libre de corruptos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *