#Benidorm. Entre Flores y Cajas Fijas.

Lo que no debería pasar de una anécdota se ha elevado a categoría de noticia. En plena guerra con la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, por la negativa de la regidora ahora doblemente imputada en Brugal a dejar que los autobuses que debían transportar a los viajeros del AVE desde la estación de la capital hasta Benidorm entraran en la ciudad, el Ayuntamiento benidormense decidió enviarle un ramo de flores de 130 euros tras el nacimientos de su segunda hija en junio de este año.

Es uno de los gastos de la llamada caja fija municipal (que en realidad son 43 cajas dotadas para las diferentes concejalías) que ha desvelado el concejal no adscrito Juan Ángel Ferrer. Los importes que existen en metálico en estas 43 cajas, que van desde los 2.500 a los 10.000 euros, se justifican básicamente por dos cosas. En primer lugar por la necesidad de disponer de líquido para gastos menores que, en todo caso, fiscalizan los funcionarios, y en segundo porque muchos de los proveedores de estos gastos ni siquiera se fían del Ayuntamiento por el tiempo que tarda en pagar y requieren su abono en efectivo en el momento de la prestación del servicio. Sin ir más lejos, la ITV para pasar la revisión de los vehículos municipales.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Tanto el PP como el PSPV podrían explicarlo, por cuanto los segundos, que ahora se lamentan, llevan cinco años en el gobierno local y, según dicen, no han conseguido generar la confianza suficiente entre las empresas locales. En todo caso, el importe de todas estas cajas fijas, que están detalladas en el presupuesto municipal aprobado en agosto sin que hasta ahora nadie hubiera dicho nada, supera los 300.000 euros a justificar con recibos y facturas, lo que apenas supone el 0,3% del presupuesto municipal.

Sin embargo, aprovechando el escándalo mediático y ciudadano que han generado las tarjetas opacas de Cajamadrid y la caja fija del Consell, sobre la que recae una sentencia del TSJ valenciano para que le entregue sus gastos a Compromís, y que llegó a suponer que el gobierno autonómico del PP gastara 577.000 euros diarios de los que ni siquiera está dispuesto a dar explicaciones, Juan Ángel Ferrer ha salido a pedir explicaciones. Además, ha reclamado  que se publiquen los gastos de las cajas fijas municipales sin olvidar que el año y medio que él mismo estuvo en el gobierno, hasta finales de enero de 2013, también tuvo a su disposición los importes de las cajas fijas de Turismo y Urbanismo durante la mitad de 2011, todo el 2012 y un mes de 2013.

Ferrer ha pedido hacer públicos estos gastos “incluidos lo que yo hice, porque quizá yo me equivoqué y hubo gastos que no eran de interés público y tengo que devolver”. A interpretación de cada uno queda descifrar si lo que realmente quería decir es que se están produciendo gastos indebidos, que el gobierno local niega y, además, afirma que son públicos y escrutables por cualquier ciudadano, o que salió a solicitar aquello que ni le exigió a sus compañeros de gobierno en 18 meses, el mismo tiempo que lleva en la oposición. Porque, ya puestos, si Ferrer no sabe cómo se gastó el dinero de la caja fija de sus concejalías mientras estuvo en el poder, tampoco es posible que pueda conocer si hubo un mal uso de los fondos públicos y si ese uso puede ser asociable a la malversación de caudales públicos, un delito que en España acarrea una pena de entre tres y seis años de cárcel y entre seis y 10 de inhabilitación.

En todo caso, cualquiera puede resolver también que si el PSPV está reclamando transparencia en el escandaloso proceder del Consell de Fabra, aplique también estas exigencias allí donde gobierna, más si cabe cuando, como ha recordado Ferrer, Benidorm es la ciudad más grande de la Comunidad Valenciana con alcalde socialista.

Lo cierto es que el presupuesto de Benidorm para 2014 reserva hasta 302.500 euros para las cajas fijas municipales. Se trata de gastos menores de hasta 1.000 euros, un dinero que se utiliza para reparaciones y conservación, material ordinario no inventariable, atenciones protocolarias y representativas, publicaciones de edictos y anuncios oficiales, gastos judiciales, notariales o de registro, gastos de paquetería y correo, atenciones de asistencia social no periódicas o matrículas en cursos previamente autorizados, gastos por dietas, desplazamientos, asistencias u otros gastos por aparcamiento, autopista, etc.

Son gastos que Ferrer calificó como “más escondidos” que el resto, cuando la realidad es que son igual de fiscalizables que cualquiera de los realizados por el Consistorio. “Por ello, solicito del equipo de gobierno que se hagan públicas en la web municipal las relaciones de los gastos justificados y que se pagan con estos anticipos de cajas fijas”, ha asegurado el edil, a quien el gobierno local le ha contestado pidiendo que haga público su patrimonio, aunque de los 25 ediles de la Corporación, solo esté disponible en la página web municipal el del alcalde, Agustín Navarro.

#Benidorm. Entre Flores y Cajas Fijas.
#Benidorm. Entre Flores y Cajas Fijas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *